24.4.12

INSTALACION DE EQUIPOS DE PRODUCCION DE CALOR

Locales

Para calderas con potencia igual o inferior a 70 kW no son exigibles los requisitos de sala de calderas fijados en el apartado IT 1.3.4.1.2. del RITE, pudiendo instalarse en locales vivideros. Los locales deberán cumplir los requisitos fijados en la reglamentación propia de cada combustible.
Independientemente de lo anterior, en los locales donde se instalen las calderas deberá preverse la ventilación adecuada. Como referencia, cuando se empleen calderas de cámara abierta (B en gas y las de gasóleo con toma de aire desde el propio local) se deben efectuar orificios de ventilación de al menos 5 cm2/kW, con un mínimo de 125 cm2.
Si se utilizan calderas de cámara cerrada (C en gas, o las denominadas asimismo estancas en gasóleo) no es obligatoria la ventilación, si bien la misma siempre es conveniente, por un lado para disipar el exceso de calor que siempre se genera en los locales con equipos de producción de calor y por otro para facilitar la evacuación de posible fugas de combustible, sobre todo en el caso de gas, a cuya reglamentación específica se remite.

Calderas

Todas las calderas que se instalen dispondrán de correspondiente marcado CE.
En el Real Decreto 1.826/2009 (BOE de 11 de diciembre de 2009) se establecen los siguientes requisitos mínimos para las calderas:
• A partir del 1 de enero de 2010 quedan prohibidas las calderas atmosféricas (B) de gas hasta 70 kW.
• Las calderas estándar (temperaturas de retorno de al menos 50°C) deberán tener un rendimiento superior a 87 + 2·log PN a carga total y 83 + 3·log PN al 30% de carga (PN potencia nominal de la caldera en kW), a partir del uno de enero de 2010.
A partir del 1 de enero de 2012 estos rendimientos mínimos se incrementarán hasta 90 + 2·log PN a carga total y 86 + 2·log PN al 30%.
Por tanto, si el combustible es gaseoso, la caldera deberá ser de cámara cerrada (estanca tipo C) y para cualquier combustible los rendimientos mínimos serán los indicados en la Tabla 11, tanto a carga total como a carga parcial.

Por eficiencia energética se incrementan los rendimientos mínimos exigibles, siendo lo más adecuado el uso de calderas de condensación.
Las calderas se instalarán fijas en el punto de ubicación, pudiendo ser del tipo de pie, apoyadas en el suelo mediante bancadas o los soportes incluidos en la propia caldera, o murales situadas sobre la pared.
En las calderas murales deberá tenerse en cuenta el tipo de muro sobre el que vayan apoyadas, siendo conveniente que el mismo sea al menos de 11,5 cm de espesor; en su colocación se deberán tener en cuenta las exigencias del documento HR (“Protección frente al ruido”) del CTE.
Se deberán prever las conexiones indicadas en la Figura 1; debiendo cuidar especialmente la evacuación de condensados y la descarga de la válvula de seguridad, aspectos que en numerosas ocasiones han sido olvidados.
La evacuación de condensados deberá preverse incluso si las calderas no son de condensación, para facilitar al usuario la posible aplicación de las mismas.

Chimeneas

Edificios de nueva construcción

La evacuación de los productos de la combustión se efectuará por encima de la cubierta del edificio, para ello se dispondrán las chimeneas adecuadas.
Se debe seleccionar el material que soporte los efectos de la temperatura, corrosión y posible presencia de condensados, en función del combustible empleado y de tipo de calderas seleccionado.
La solución óptima siempre es la de chimeneas individuales, de manera que al disponer cada caldera de su propia chimenea se eliminan los riesgos de interferencias en el funcionamiento de las calderas de distintos usuarios, facilitando las futuras reformas sin requerir acuerdos comunitarios.
Al margen de lo anterior, cuando un mismo usuario disponga de varias calderas, al ser la potencia total inferior a 400 kW, puede plantearse la solución de una chimenea única para el conjunto de sus calderas.
Para calderas individuales a gas existen soluciones de chimeneas colectivas por mano de viviendas que también pueden ser aplicadas.
En todos los casos, para permitir el correcto mantenimiento futuro de las instalaciones, las chimeneas dispondrán de un registro accesible en su parte inferior; el mismo estará conectado mediante un sifón al desagüe de modo que se puedan evacuar tanto los condensados como posibles entradas de lluvia.
Dispondrán de aislamiento térmico de modo que sus partes accesibles no alcancen temperaturas elevadas, si bien en este sentido cuando las temperaturas de humos sean suficientemente bajas, como puede ser el caso de las calderas de condensación, puede llegar a prescindirse del aislamiento.
Cuando la caldera incorpore un ventilador (tiro forzado) los fabricantes de calderas indicarán cómo debe ser el diseño de las chimeneas, certificando las longitudes máximas admisibles e indicando el tipo de material aceptable.

Edificación existente

Como norma general, en la edificación existente la evacuación de los productos de la combustión se efectuará por encima de la cubierta del edificio.
Para ello en la reforma de las instalaciones se comprobará el estado de conservación de las chimeneas, reutilizándose si el mismo es adecuado, o reparándolas o sustituyéndolas si fuese necesario.
Si se trata de nuevas instalaciones se instalarán chimeneas hasta la cubierta.

Evacuación de humos por fachadas exteriores

Aunque la norma general es la de evacuación de humos por la cubierta de los edificios, se admite la salida por fachada, con las limitaciones indicadas en el Apartado 4.8 de la presente guía, en los siguientes casos:
• En viviendas unifamiliares, tanto nueva edificación como edificación existente, debido a que en las mismas no se originan molestias a otros usuarios.
• En edificios colectivos existentes.
En ambos casos cumpliendo los siguientes requisitos:
— Solo para combustibles gaseosos (gas natural o GLP).
— Potencia nominal hasta 70 kW, utilizando aparatos estancos (clase C); se sobreentiende que además de cámara estanca deben ser de tiro forzado para permitir la correcta dilución de los humos en el ambiente exterior.
— Con equipos para producción exclusiva de ACS (calentadores) se admiten aparatos de tiro natural de cámara abierta (B) con limitación de la potencia hasta 24,4 kW, debido básicamente a que el número de horas de funcionamiento en producción de ACS es muy inferior a las de calefacción y a que la oferta en el mercado de calentadores en menor que la de calderas.
En edificios colectivos existentes además:
— Las calderas, de calefacción o mixtas, tendrán emisiones de NOx clase 5. En la Tabla 12 se muestra la clasificación de las calderas de gas según sus emisiones de NOx.

Nueva construcción sin instalaciones térmicas

Aunque lo habitual es que todas las edificaciones nuevas dispongan de instalaciones térmicas que permitan alcanzar las condiciones de confort adecuadas, si en algún caso se realiza un edificio que no las disponga inicialmente, se deberá prever la instalación futura de un sistema de combustión; estas situaciones se presentan cuando el edificio no dispone de ningún equipo para producción térmica, o bien cuando los mismos son eléctricos por efecto Joule (termos eléctricos), ya que en este último caso es muy probable que el usuario en el futuro opte por una solución con gas.
En cumplimiento de los objetivos de calidad y seguridad, como se ha visto en los apartados anteriores, la evacuación de humos debe ser por encima de la cubierta de los edificios. Como excepción se tiene la edificación existente, en la que la incorporación de las chimeneas puede resultar muy problemática; como una edificación pasa a ser existente en el momento de su entrega, para evitar que en el futuro cualquier nueva edificación pudiese acabar optando por la evacuación de humos por fachada se exige que cuando no se realice una instalación térmica de combustión se prevea su posible incorporación al edificio; para ello se tienen las siguientes alternativas:
• Disponer de un espacio en el interior del edificio (patinillo) desde los locales de cada usuario hasta la cubierta, por el interior del cual se pueda instalar la correspondiente chimenea individual; por ello el hueco debe tener dimensiones suficientes para atender a todas las plantas de una misma mano. En este caso las soluciones deben ser individualizadas, ya que en el futuro los usuarios pueden acometer sus instalaciones en diferentes momentos.
• Dejar instaladas chimeneas para aparatos a gas tipo C, en cuyo caso se admiten soluciones individualizadas, una chimenea por usuario, o colectivas, una chimenea de diseño específico por mano de usuarios; en ambos casos la sección de los conductos debe ser suficiente para las siguientes potencias:
— 25 kW para viviendas de un solo baño.
— 32 kW para viviendas de dos baños.
— 37 kW para viviendas de más de dos baños.

Resumen para calderas a gas

Las calderas a gas serán de Tipo C, debido a que a partir del uno de enero de 2010 han quedado prohibidas las calderas atmosféricas e interpretando de manera restrictiva esta prohibición afecta a todas las calderas de cámara abierta, tipo B.
Por ello las soluciones pueden ser con chimeneas individuales, en cuyo caso el mismo fabricante de las calderas debe definir el conducto en todo su trazado, incluyendo el terminal exterior; en obra se puede utilizar el material del propio fabricante de las calderas, o materiales de las características especificadas por el mismo proporcionados por fabricantes de chimeneas y conductos.
Si se opta por soluciones con chimeneas colectivas, se deben seleccionar los tipos de calderas previstas para estas soluciones, se debe comprobar las condiciones en que las calderas dejan los PdC en el entronque a chimenea (depresión, presión cero o presión positiva) y con esas condiciones se seleccionarán los materiales y formas constructivas de las chimeneas.
Para facilitar la selección del sistema de evacuación de humos, en la presente guía se propone la siguiente clasificación de los conductos de conexión y chimeneas, adecuadas para los diversos tipos de calderas.
• Conductos de conexión de humos. Se denominarán como CNH seguido de dos subíndices que expresan:
— 0: Primer subíndice, indica que desemboca en fachada o conecta con una chimenea.
— 1: (CNH01, Figura 41) Segundo subíndice en el caso que la caldera disponga de un único conducto para evacuación de humos, corresponde a aparatos tipos B.
— 2: (CNH02, Figura 42) Segundo subíndice cuando la caldera disponga de dos conductos independientes, uno para toma de aire y otro para evacuación de los PdC, para aparatos tipos C.
— 3: (CNH03, Figura 43) Segundo subíndice cuando la caldera disponga de dos conductos concéntricos, para toma de aire y evacuación de los PdC, para aparatos tipos C.

• Chimeneas individuales. Se denominarán como CHM seguido de dos subíndices que expresan:
— I: Primer subíndice, indica que se trata de una chimenea individual hasta la cubierta del edificio.
— 1: (CHMI1, Figura 44) Segundo subíndice en el caso que la caldera disponga de un único conducto de conexión a chimenea, corresponde a aparatos tipos B; la conexión se efectuará con un conducto tipo CNH01.
— 2: (CHMI2, Figura 45) Segundo subíndice cuando la caldera disponga de dos conductos independientes, uno para toma de aire y otro para evacuación de los PdC, para aparatos tipos C; la conexión se efectuará con un conducto tipo CNH02.
— 3: (CHMI3, Figura 46) Segundo subíndice cuando la caldera disponga de dos conductos concéntricos, para toma de aire y evacuación de los PdC, para aparatos tipos C; la conexión se efectuará con un conducto tipo CNH03.
Las chimeneas individuales las definirá el propio fabricante de las calderas.

• Chimeneas colectivas. Se denominarán como CHM seguido de dos subíndices que expresan:
— C: Primer subíndice, indica que se trata de una chimenea colectiva hasta la cubierta del edificio.
— 1: (CHMC1, Figura 47) Segundo subíndice en el caso que la caldera disponga de un único conducto de conexión a chimenea, corresponde a aparatos tipos B3x y C; la conexión se efectuará con un conducto tipo CNH01. La chimenea puede ser de cualquier material de características adecuadas.
— 2: (CHMC2, Figura 21 y 23) Segundo subíndice corresponde a aparatos tipos B, la chimenea dispone de un doble conducto interior, el auxiliar de altura equivalente a una planta; la conexión se efectuará con un conducto tipo CNH01.
— 3: (CHMC3, Figura 49) Segundo subíndice para chimenea de diseño especial para con un conducto único para efectuar la toma de aire y evacuación colectiva de los PdC, para aparatos tipos C2x.
— 4: (CHMC4, Figura 48) Segundo subíndice para chimeneas colectivas de conductos concéntricos, para toma de aire y evacuación de los PdC, para aparatos tipos C; la conexión se efectuará con un conducto tipo CNH03.
Aunque la mayor parte de estas chimeneas son metálicas, existen en el mercado europeo fabricantes de materiales cerámicos.


Al diseñar el sistema de producción de calor, en primer lugar se debe definir el tipo de chimeneas a instalar y con ellas los tipos de calderas que se adecuan a las mismas; en la Tabla 13 se muestran los tipos adecuados a cada chimenea.
Se han incluido todos los tipos de la clasificación europea, entre los cuales se muestran en negrita los tipo habituales en el mercado español.
Las calderas tipo B se han sombreado debido a que no pueden aplicarse.
Se ha separado la evacuación con presión negativa, diseño de chimeneas por tiro natural, de las que pueden verse sometidas a sobrepresión.
En las homologaciones de las calderas figuran los tipos de las mismas. Como norma general una misma caldera puede cumplir los requisitos de varios tipos, todos ellos deben figurar en la documentación del fabricante.


Alternativas para instalaciones existentes con calderas tipo B

La prohibición de calderas atmosféricas implica el problema de cómo actuar en su sustitución en aquellos edificos que dispongan de las mismas con un sistema de evacuación colectivo de doble conducto interior y que estén funcionando adecuadamente.
Si las calderas se van sustituyendo de manera escalonada durante un cierto tiempo pueden coexistir calderas de tiro natural (B11BS) y calderas de tiro forzado (C8y), lo que podría crear problemas entre usuarios.
Por ello las posibles soluciones son:
• Por tratarse de edificación existente se admite la evacuación por fachada. Teniendo en cuenta que el mercado suele adoptar la solución más sencilla se corre el riesgo de que ésta sea la solución mayoritariamente adoptada; si bien la misma solo debiera aplicarse si se comprueba que la chimenea existente no es adecuada y si no hay posibilidades de instalación de nuevas chimeneas.
• Cambio conjunto de todas las calderas; una vez comprobado que la chimenea es adecuada la solución óptima es que todas las calderas sean sustituidas al mismo tiempo, evitando el riesgo de coexistencia de diferentes formas de funcionamiento. Esta solución requiere acuerdos comunitarios que pueden dificultar en gran medida esta solución.
• Instalación de equipos para tiro forzado, pasando las calderas de B11BS a B14, con ello la chimenea presenta las mismas condiciones de funcionamiento para todos los usuarios, de manera que pueden afrontar las sustituciones por calderas tipo C8x cuando sea necesario; en cualquier caso los ventiladores deben ajustarse para vencer la pérdida de carga de los conductos de humos, creando sobrepresiones en las chimeneas lo más bajas posible.
• Instalar calderas Cxy con evacuación provisional por fachada y cuando todos los usuarios hayan sustituido su caldera, conectarlas a la chimenea; debe haber acuerdo en el tipo de calderas para que el sistema de evacuación sea compatible.
• En patios interiores pueden instalarse nuevas chimeneas por los mismos y los usuarios irán conectándose a las mismas según vayan cambiando sus calderas; esta solución es la mejor, aunque presenta la dificultad de acuerdo comunitario e instalación de la chimenea aunque inicialmente no se conecten las calderas que no se modifiquen, lo que supone un costo inicial conjunto.