18.9.12

CUBIERTAS INCLINADAS AJARDINADAS

¿A partir de qué pendiente se trata de un tejado inclinado?
Conforme a “La regla técnica para cubiertas impermeabilizadas”, también las cubiertas planas tienen que tener una pendiente mínima del 2 %. En el presente folleto se consideran tejados los que tengan una inclinación a partir de 10°, lo que corresponde a una pendiente del 18 %.
A partir de este grado de inclinación, las construcciones de ajardinamiento se diferencian de las destinadas a cubiertas planas o de escasa inclinación. Por una parte, hay que desviar las fuerzas de empuje de la construcción del ajardinamiento que aumentan proporcionalmente con el grado de la pendiente, a contrafuertes sólidos, por otra parte hay que proteger la capa del substrato contra la erosión.
Además, hay que seleccionar y plantar las plantas acordes a la inclinación de la cubierta y su exposición.
Un requisito indispensable es la impermeabilización antirraiz
Para que la cubierta ajardinada sea perdurable, es indispensable impermeabilizar el tejado conforme a las reglas técnicas con lámina de bitumen o de material sintético. La impermeabilización tiene que ser resistente a raíces, porque en el caso de tejados inclinados es sumamente difícil y complicado instalar láminas antirraices adicionales.
Antes de realizar la obra es muy importante aclarar el tema de cómo cuidar y mantener la cubierta ajardinada posteriormente.
Las ventanas de tejado pueden servir de salida a la cubierta. Hay que prever suficientes puntos de fijación en el faldón de la cubierta para sujetarse al realizar trabajos de mantenimiento y de cuidado.
En el caso de que haya elementos emergentes de la cubierta, se tiene que prestar atención a que la capa impermeabilizante salga como mínimo por 10 cm sobre el borde superior de la capa de substrato.
Se pueden cercar los ajardinamientos con el perfil para el perímetro TRP 140 de acero inox. En caso de que el tejado esté más inclinado y/o los trayectos de empuje sean más largos, habrá que prever unos dispositivos de retención del empuje a lo largo del perímetro.
También en las cubiertas ajardinadas inclinadas se puede aprovechar la energía solar. En cada caso individual habrá que aclarar de cómo se pueden instalar los equipos sin atornillarlos en el soporte, p. ej. con ZinCo – Base solar.
Riego adicional
Con el riego adicional en épocas de sequía se puede garantizar un buen aspecto y se prolonga la floración. Se recomienda el riego por mangueras de goteo colocadas en la cumbrera.

Para determinar las dimensiones de los petos o de las barreras antiempuje, hay que calcular no sólo el peso de la construcción ajardinada húmeda, sino también, en el caso dado, el peso de nieve.



Fuerzas de empuje
El gráfico adjunto visualiza qué medidas hay que tomar por regla general para una cubierta ajardinada, siempre en correspondencia con los grados de inclinación. Además, hay que controlar la subestructura del techo conforme a las directrices para los tejados planos para poder determinar si hay que tomar medidas especiales para impedir que el paquete de las diversas capas del ajardinamiento se deslizara. En el caso dado tales medidas pueden ser oportunas incluso cuando el tejado tiene una pendiente menor de 10°.


El sistema de construcción para cubiertas inclinadas: “Cubierta ecológica inclinada” con Floraset® FS 75-E
• El ajardinamiento para cubiertas inclinadas es fácil de cuidar y acreditado en miles de metros cuadrados, destinado para superficies impermeabilizadas con dispositivos antirraices a partir de una pendiente de 10° hasta aprox. 20°.
• Los elementos Floraset® colocados en toda la superficie del tejado garantizan un buen agarre con el substrato, de manera que impiden que se deslice.
• Los elementos desvían las fuerzas de empuje de forma fiable hacia un peto o una barrera antiempuje calculado y ejecutado según las reglas de la estática.
• Protección antierosiva adicional por un tejido de yute grueso JEG cuando se trata de pendientes de cubierta > 15° o cuando la cubierta está expuesta a vientos fuertes.
• La estructura es resistente contra el fuego arrastrado por el viento y el calor radiante y conforme a la norma DIN 4102, parte 7ª, se considera una “cubierta dura”.
Esta casa particular del dueño de un impermeabilizador en el pueblo de Korb en el valle Remstal en Alemania ha sido tapizada con plantas perennes del sistema “Cubierta ajardinada inclinada” ya en 1987. La cubierta tiene casi 25° de pendiente. Sin riego adicional y cuidando la superficie una o dos veces al año, el carácter de la vegetación apenas ha cambiado. Claro está, a lo largo de los años una u otra planta habrá desaparecido, pero en cambio, el viento o los pájaros trajeron otras.
La capa vegetal se ha mantenida cerrada y no se han producido erosiones algunas.
Tanto el ajardinamiento como la impermeabilización antirraíz siguen funcionando perfectamente y la casa de madera con su cubierta ajardinada atrae las miradas.


Plantas de cepellón poco profundo conforme a la lista de plantas para “cubiertas inclinadas”.
A partir de una inclinación de 15° aprox., hay que poner el tejido de protección antierosivo de yute JEG.
Substrato Zincoterra „Floral“ mínimo 6 cm de espesor por encima de los alvéolos del elemento Floraset®
Floraset® FS 75-E
Manta protectora y hidratante BSM 64
Nota: La impermeabilización antirraíz es indispensable; al trabajar con pendientes de cubierta más fuertes, prácticamente no es posible colocar láminas antirraices adicionales.


Soluciones perfectas de los detalles técnicos
Perímetro con canalón exterior
Muchas veces se quiere desaguar las cubiertas ajardinadas inclinadas mediante un canalón exterior. Para ello es necesario derivar la fuerza de empuje que ejerce la construcción ajardinada hacia la construcción del tejado, por un perfil ranurado del peto y por un soporte antiempuje del peto, o bien por un peto distanciado de la capa de impermeabilización por medio de escuadras de acero. De esta manera, el agua pluvial superflua puede discurrir sin problema. Hay que colocar tanto los soportes antiempuje de los petos como también las escuadras de acero según las exigencias de los cálculos estáticos.


Perímetro con gárgola y canalón cerrado
Se puede construir una cubierta ajardinada inclinada de igual forma como una cubierta plana ladeada. Para ello es necesario que el peto a la altura del perímetro esté lo suficientemente alto y sólido.
Entonces, se puede llevar el agua excedente hacia afuera al canalón cerrado y hacia los bajantes correspondientes. El sistema de conductos de los elementos Floraset® procura que el agua se distribuya también en dirección lateral. No se necesitan tubos de drenaje adicionales.
En principio es pensable también desaguar la superficie mediante sumideros.
Hay que montarlos directamente en la cara exterior del peto. En este caso no correspondería a la práctica, mantener la distancia de 30 cm requerida por las directrices para cubiertas planas respecto a las perforaciones de cubiertas.
Si se desea un perímetro de cubierta “delgado”
Son sobre todo razones estéticas por qué se desea tener un perímetro de cubierta delgado para tejados de una sola agua. Esto se puede que conseguir p. ej. colocando una barrera antiempuje que absorbe la mayor carga a cierta distancia del perímetro. Más abajo es suficiente prever solamente un perfil de peto delgado que a su vez también puede ser montado incluso a poca distancia del perímetro de la cubierta. También en esta parte hay que fijar mecánicamente o pegar la capa de impermeabilización.


Barreras antiempuje adicionales
Gracias al buen agarre de la tierra vegetal de nuestro sistema a los elementos Floraset®, y teniendo una pendiente del tejado hasta 20°, las fuerzas de empuje se pueden derivar en la mayoría de los casos hacia el peto.
Cuando se trata de inclinaciones más fuertes y/o de tejados largos, sin embargo, es necesario montar barreras antiempuje adicionales.
Hay que anclarlas en la subestructura de la cubierta e impermeabilizarlas por separado.
Además, hay que prever cortes en algunas partes de las barreras para que el excedente de agua pueda discurrir sin problema.
La fuerza que tiene que absorber el peto o bien la barrera antiempuje depende del peso de la estructura (incluyendo la probable carga de nieve), de la inclinación de la cubierta (sin α) del trayecto del empuje y de la aspereza de la impermeabilización.
Por motivos de seguridad se desaconseja incluir éste último factor en los cálculos.


A parte de los cálculos arriba indicados, se aconseja por experiencia no exceder las distancias entre las barreras antiempuje, indicadas a continuación:*
Estructura del sistema de una cubierta inclinada
de 20°: aprox. 10 m
Estructura del sistema de una cubierta de pendiente fuerte
de 25°: aprox. 8 m
de 30°: aprox. 5 m
* Al contar con cargas de nieve mayores de 75 kg/m² hay que reducir las distancias.
¡Es imprescindible consultar un ingeniero especializado en cálculos estáticos!