2.2.14

ACRISTALAMIENTO ESTRUCTURAL (III)

Preparación de la junta y aplicación del sellante
Este procedimiento de aplicación es una pauta general para la aplicación de los sellantes de construcción a base de siliconas DOW CORNING.
Si se siguen rigurosamente estos procedimientos, se contribuirá a garantizar un rendimiento óptimo del sellante. Tanto si se trata de la aplicación de sellados de estanqueidad, como de acristalamiento estructural, deberán seguirse estos pasos fundamentales. Dado que los sellantes de construcción a base de siliconas DOW CORNING se aplican en ambientes y situaciones muy diferentes, este procedimiento no tiene la intención de ser un programa completo de garantía de la calidad. Constituye, únicamente, un punto de partida , y Dow Corning se ofrece a ayudarle a preparar un programa de garantía de la calidad para su aplicación en particular. Le rogamos se ponga en contacto con su Oficina de Dow Corning para obtener más detalles.
Las etapas básicas para la correcta preparación de la junta y aplicación del sellante son:
1. Limpieza-Las superficies de la junta deben estar limpias, secas y exentas de polvo y de escarcha.
2. Imprimación-Si fuera necesario, el imprimador se aplicará sobre superficie(s) limpia(s).
3. Emplazamiento-El vidrio o el panel que ha de ser acristalado, se pone en su sitio de acuerdo con la práctica habitual. Dependiendo del diseño específico, se instalarán espaciadores durante el proceso de acristalamiento o las juntas se rellenarán con un material de soporte.
4. Aplicación-El adhesivo/sellante se aplicará de tal forma que rellene completamente la cavidad de la junta, teniendo cuidado de que no queden «bolsas de aire».
5. Repasado-El repasado se utilizan para asegurar que éste tiene la forma adecuada y está por completo en contacto con las paredes de la junta.
6. Inspección-Se realizarán ensayos de adhesión una vez curado el sellante.
Los siguientes apartados tienen por objeto informar detalladamente sobre cada una de estas etapas.
Procedimiento de limpieza del substrato
En este apartado se informa sobre los disolventes para la limpieza y los procedimientos de limpieza en general para substratos porosos y no porosos.
La clave para una buena adhesión del sellante consiste en que la superficie esté limpia. Además, siempre se debe consultar al proveedor del substrato, para estar seguro de que los disolventes y los procedimientos de limpieza serán compatibles con los substratos.
Utilización de disolventes orgánicos
No todos los disolventes son capaces de eliminar eficazmente todos los tipos de contaminantes, y algunos substratos pueden sufrir daños graves debidos a la acción de ciertos disolventes. Los disolventes recomendados por su nombre en esta sección se citan en base a nuestra experiencia con estos productos. En muchos casos, otros productos podrían limpiar adecuadamente el substrato sin dejar una película residual ni trazas de contaminación. Póngase en contacto con su Oficina local de Dow Corning para recabar recomendaciones sobre limpiadores alternativos.
Les rogamos sigan las recomendaciones sobre seguridad que aconseja el fabricante en lo que se refiere a la manipulación de los productos, así como las normas locales o gubernamentales referentes al uso de disolventes.
Substratos no porosos
Antes de aplicar el sellante, las superficies no porosas deben limpiarse con un disolvente. Se recomienda el limpiador Reiniger R-40, tanto para las aplicaciones estructurales como para el sellado en superficies no porosas. Igualmente, es aceptable una disolución de IPA en agua (máximo del 50% de agua). Utilice el método de limpieza de los «dos paños» que se explicará más adelante.
Substratos porosos (superficies a sellar)
Se consideran substratos porosos los materiales de construcción, tales como el cemento, el granito, la piedra caliza y otras piedras o materiales aglutinados que absorben líquidos. Normalmente, los sellantes se utilizan sobre substratos porosos en el caso de aplicaciones no estructurales (sellado). La mayor parte de esta sección está dedicada a los requisitos de preparación de la superficie a sellar. No obstante, los conceptos básicos son siempre los mismos, independientemente de la aplicación a la que se destine el sellante.
Para los substratos porosos nuevos puede ser suficiente limpiar el polvo. Dependiendo del estado de la superficie, los substratos porosos pueden requerir una limpieza por abrasión, con disolvente, o ambos.
Se debe eliminar completamente el cemento residual y la suciedad superficial. Los agentes desmoldeadores, los impermeabilizantes, y otros tipos de agentes de tratamiento de superficies, los revestimientos protectores y cualquier sellante viejo, todos ellos afectarán a la adhesión del sellante. Con el fin de conseguir una adhesión aceptable, es preciso eliminar estos tratamientos previos, revestimientos o sellantes, mediante limpieza por abrasión.
La limpieza por abrasión implica el pulido, aserrado, limpieza con chorro de arena o de agua, o una combinación de ellos. El polvo y las partículas sueltas restantes deben eliminarse limpiando la superficie de las juntas con un cepillo duro, un aspirador o soplando aire comprimido, exento de aceite y de agua. Si la superficie pulida está seca y limpia, se puede aplicar el sellante. Si la superficie está sucia, deberá limpiarse con disolvente, aplicando el método de los «dos paños» que se explica más adelante. Ciertas superficies porosas retendrán el disolvente después de la limpieza o de la aplicación del imprimador. Antes de aplicar el sellante, se deberá esperar a que el disolvente se evapore por completo.
Enmascarado
Es importante señalar que los imprimadores y los sellantes a base de silicona no pueden ser eliminados con disolventes orgánicos. Si los aspectos estéticos fueran importantes, es primordial impedir el contacto de los imprimadores y los sellantes de silicona, sin curar, con las superficies que no puedan ser pulidas, en las que no va destinada la silicona. Estas superficies deben ser enmascaradas, o ha de extremarse el cuidado para evitar el contacto de la silicona con la superficie durante la aplicación del sellante y del imprimador.
Método de limpieza de los «dos paños»
Se deben utilizar paños (o papel industrial) limpios, suaves, absorbentes y sin pelusa. Este método de limpieza consiste en frotar, primero con disolvente, y después secar la superficie :
1. Limpie minuciosamente todas las superficies para eliminar los restos que puedan estar sueltos.
2. Vierta una pequeña cantidad de disolvente de limpieza en un recipiente auxiliar (no utilice el disolvente directamente desde el recipiente original, pues podría contaminarse el agente de limpieza). Para los disolventes orgánicos de limpieza, lo mejor es utilizar botellas de plástico flexible (resistente al disolvente).
3. Frote, con suficiente fuerza, para eliminar los contaminantes de la superficie. Revise el paño para ver si ha retenido los contaminantes. Busque una parte limpia del paño y siga frotando, hasta que se haya eliminado toda la suciedad.
4. Frote, inmediatamente, la zona limpia con otro paño (papel) limpio y seco. Para que la limpieza resulte más eficaz, el disolvente orgánico deberá eliminarse con un paño limpio, antes de que se haya evaporado.
Procedimiento de aplicación de la imprimación
La imprimación DOW CORNING 1200 OS debe aplicarse de la forma siguiente:
1. Las superficies de unión deben estar limpias y secas. Si no se hizo antes, coloque cinta de enmascarado sobre las superficies contiguas a la junta, para impedir que el exceso de imprimación y sellante toque las superficies con las que no deben estar en contacto.
2. Vierta un poco de imprimación en un recipiente pequeño y limpio, y cerciórese de colocar y apretar la tapa de la lata de la imprimación. Para evitar que la imprimación se estropee, no vierta en el recipiente más cantidad de la necesaria para 10 minutos.
3. Vierta una pequeña cantidad de imprimación del recipiente de trabajo en un paño (o papel industrial) limpio, seco y sin pelusa y frote cuidadosamente, extendiendo una película fina sobre la superficie. Sólo se necesita el imprimador suficiente para que moje la superficie.
Atención: Si se aplica demasiada imprimación, puede producirse pérdida de adhesión entre el sellante y la imprimación. Si se aplicase demasiada imprimación, se formaría una película blanca, pulverulenta, sobre la superficie. Si así fuera, o si se observara un cuarteado en la superficie, antes de aplicar el sellante elimine el exceso de imprimación con un paño (papel industrial) limpio, seco y sin pelusa.
4. Deje secar la imprimación hasta que se hayan evaporado todos los disolventes. Esto suele tardar de 15 a 30 minutos, dependiendo de la temperatura y de la humedad.
5. Inspeccione la superficie para comprobar su sequedad y la aparición de depósitos pulverulentos.
6. La superficie ya está lista para la colocación del fondo de junta y del sellante. Este debe ser aplicado el mismo día en que se aplique el imprimador sobre la superficie. Cualquier área que haya sido imprimada, y que no haya sido sellada antes de transcurridas las 6 horas después de la aplicación de la imprimación, debe limpiarse y volver a imprimar antes de aplicarse el sellante.
Procedimiento de colocación
En general, el acristalamiento suele tener requisitos de procedimiento muy específicos, que dependen del tipo de aplicación. Los tres puntos siguientes ofrecen normas generales, a seguir durante las aplicaciones de acristalamiento estructural:
1. Se debe tener cuidado de comprobar que las superficies de las juntas han sido limpiadas y que no están contaminadas.
2. En algunas aplicaciones de acristalamiento en obra, es físicamente imposible aplicar la silicona el mismo día en que se montan los substratos. En este caso, la preparación de la junta (limpieza e imprimación) debe realizarse justo antes de que se aplique la silicona.
3. Cuando se efectúe el acristalamiento en la propia obra, se pueden utilizar clips y cierres provisionales para sujetar el panel con el acristalamiento estructural hasta que la silicona haya curado por completo. Estos cierres provisionales no deben provocar tensión adicional alguna sobre la silicona, mientras ésta cura.
Procedimiento de aplicación del sellante
Es imprescindible que el sellante rellene por completo la junta o la cavidad y que esté en contacto firme con todas las superficies a las que deberá adherirse. Si la junta no estuviese del todo llena, no se conseguirá una buena adhesión y se comprometerá el rendimiento del sellante. El sellante debe aplicarse de la siguiente forma:
1. Los substratos deben limpiarse a fondo y se debe utilizar cinta enmascarante para impedir el contacto del exceso de sellante con las zonas adyacentes.
2. Aplique el sellante de forma continuada, usando una pistola o bomba de aplicación. Se debe utilizar una presión positiva que sea capaz de rellenar toda la junta. Esto puede conseguirse, o «empujando » o «estirando» la gota de sellante por delante de la boquilla de aplicación. Se debe tener cuidado de estar seguro de que se ha rellenado toda la cavidad de la junta. Esto es fundamental, pues la efectividad de la silicona en las aplicaciones estructurales depende, en gran medida, de la profundidad
del sellante (zona de contacto).
3. Repase el sellante aplicando una ligera presión, antes de que comience a formarse la piel (generalmente de 5 a 15 minutos). El repasado fuerza al sellante contra el material de apoyo y las superficies de la junta.
4. Retire toda la cinta de enmascarado, antes de que se cure el sellante (unos 15 minutos después de la aplicación del sellante).
Requisitos para el curado del sellante
En todas las aplicaciones de acristalamiento estructural con silicona, ésta debe curar y adherirse completamente antes de que el adhesivo se someta a tensiones.
Acristalamiento en la obra
Durante el curado del sellante estructural de silicona deben utilizarse soportes adicionales para los paneles. Con ellos se evitará cualquier tensión en el sellante antes de que se haya completado la adhesión y su curado. El sellante DOW CORNING 895 suele requerir 21 días para curar, dependiendo del tamaño de la junta, de la temperatura y de la humedad relativa.
Acristalamiento en fábrica - Silicona monocomponente
Si se utiliza el sellante DOW CORNING 895, es imprescindible que la silicona cure por completo antes de que los módulos, ya armados, puedan moverse o sean sometidos a tensiones de cualquier tipo. Esto requerirá un período de espera de hasta 21 días. El tiempo exacto puede determinarse fabricando varias muestras, a mini-escala, que reproduzcan el diseño de la junta en los tamaños normales. Estas muestras pueden someterse a ensayos que indiquen el grado de curado al cabo de 7 días de la aplicación.
Por razones prácticas, la profundidad máxima de sellado para las siliconas monocomponentes es de 15mm.
Si el programa de producción exigiese el traslado del módulo, antes de que el sellante haya curado completamente, será necesario utilizar cierres provisionales.
Acristalamiento en fábrica - Silicona de dos componentes
El sellante DOW CORNING 993 cura, en la parte más profunda, en menos de 3 horas, y generalmente alcanza la total adhesión en menos de 24 horas. No debe aplicarse tensión sobre la silicona hasta que se haya logrado la completa adhesión. Es preferible que los módulos acristalados horizontalmente permanezcan en las mesas de almacenamiento hasta que transcurran 24 horas.
La verificación del curado del sellante se efectúa mediante la obtención de muestras por el ensayo de pelado, o comprobando la fuerza de sellado, y cómo se ha producido el fallo usando «piezas en H» (ambos métodos se describen el la sección de ensayos).
Acristalamiento de reparación y sustitución
En el transcurso de diversas fases de la construcción, o mucho después de construido el edificio, los cristales pueden romperse. Por ello, la forma en que haya de efectuarse el acristalamiento constituye una parte importante en lo que se refiere al diseño. Las especificaciones variarán de un proyecto a otro, pero las siguientes directrices generales, en lo que se refiere a la silicona, habrán de ser comunes a la mayoría de los proyectos.
Substitución del acristalamiento a causa de la ruptura de un módulo en concreto En el siguiente procedimiento se supone que en el proyecto se utilizó, originalmente, un adhesivo estructural DOW CORNING y que el contratista encargado de la reparación dispone de las recomendaciones originales. Si no se dispusiese de dicha información, póngase en contacto con su Oficina local de Dow Corning.
1. Lleve a cabo un ensayo de adhesión en la obra para confirmar la adhesión de la silicona al substrato. Si no se observara una adhesión excelente, antes de continuar, póngase en contacto con la Oficina local de Dow Corning.
2. Desmonte los cristales del área. Dependiendo del diseño de la junta, es posible que se necesiten herramientas especiales o una cuerda de piano para cortar, por detrás, la silicona.
3. Corte la silicona, dejando una película fina (aproximadamente 1-2mm) de adhesivo sobre el marco.
4. Limpie el residuo de sellante con disolvente, usando la técnica de limpieza de los dos paños, descrita en la página 10. Si se va a aplicar nuevo sellante inmediatamente después de cortar el sellante curado, puede no ser necesario limpiar los restos de sellante curado.
5. El sellante nuevo se adherirá al sellante curado sin que sea necesario aplicar imprimación. Sin embargo, la imprimación no perjudicará la adhesión del nuevo sellante al que ya ha curado.
6. Es posible que la silicona absorba algo de disolvente. Espere a que el disolvente se evapore para que el sellante curado, remanente, esté completamente seco antes de aplicar el nuevo.
7. Limpie el cristal nuevo o el panel y colóquelo en su sitio. Enmascare la junta.
8. Rellene la junta con sellante nuevo. Consulte la sección de este manual que trata de la aplicación de sellante.
9. Una vez que el sellante haya curado completamente, compruebe la adhesión y retire los cierres provisionales.
Substitución del acristalamiento a causa de un fallo del sistema
Si la magnitud del reacristalamiento supone efectuar una operación importante de corrección, le rogamos consulte, lo antes posible durante la fase de planificación, a la Oficina local de Dow Corning. El acristalamiento de corrección utilizando adhesivos estructurales suele producirse cuando un edificio, acristalado de forma tradicional, presenta problemas de fugas y es necesario renovar la fachada completa. En cualquier situación correctiva de envergadura, es muy importante juzgar el problema del sistema y anotar cuidadosamente todas las fechas y localizaciones de los fallos específicos.